La Realidad Virtual huele a Malvaviscos: más allá del Casco.

La idea de incorporar el cuerpo entero en la realidad virtual está bastante viva. Empresarios y desarrolladores trabajan a fondo para romper con las distancias que separan al jugador de la experiencia. Los ‘accesorios’ que complementan al casco varían desde guantes rastreadores táctiles hasta caminadoras, pasando por un espacio físico diseñado para recorrerlo en realidad virtual. El objetivo es eliminar toda influencia que nos devuelva a la realidad durante el juego, como las náuseas.

El mareo se dice que es causa de una percepción visual de movimiento en el espacio, anormalmente privada de la participación del resto del cuerpo. Y sin embargo, nadie se queja de esto:

Sin comentarios.

El hecho de caminar, además de ser saludable, parece que ayuda a reducir el mareo producido por el movimiento dentro de la realidad virtual.

La caminadora omnidireccional de Virtuix, Omni, es una solución de locomoción que funciona con unos zapatos especiales de anti-fricción y una plataforma cóncava que permite caminar “normalmente” en cualquier dirección y sobre todo mirar al mismo tiempo hacia otra (en vez de apuntar con la cabeza a donde quieres ir y luego presionar ‘adelante’).

El equipo de realidad virtual que más fondos ha recaudado por crowdfunding, según Road to VR, suspendió sin embargo sus envíos a países fuera de los Estados Unidos, pues la caminadora debía transportarse en cajas de un poco más de 1m2, junto con los demás accesorios (zapatos, arnés, rastreadores).

Además, la Omni tiene limitaciones importantes dentro de algunos juegos como GTA (que se puede adaptar a realidad virtual con vorpX).

Agacharse en medio de una balacera o tomar prestado un auto a mano armada y estrellarlo 5 minutos después, son cosas que no puedes hacer con la normalidad del caso.

Por eso el mercado cuenta con otros prototipos, como la Virtualizer, de Cyberith, que funciona con tus propios zapatos y Kat Walk, de KatVR, que usa unas placas magnéticas que provocan cierta fricción (en lugar de eliminarla por completo) evitando la sensación de estar caminando sobre hielo.

En la revista Mashable, en 2015, Raymond Wong decía que las caminadoras (Omni y Virtualizerson) son una mala idea por varias razones: 1) te sientes como un adulto en una caminadora gigante para bebés; 2) es aparatosa e incómoda; 3) es difícil de controlar pues debes golpear la plataforma al pisar (lo que en principio soluciona la Katwalk).

De los pies, a la manos.

Hi5 es un guante con sensores en los dedos que parece sacar buen provecho de los nuevos rastreadores del Vive, cuyo sistema de rastreo es bastante preciso. El video de demostración muestra sin embargo ciertas deficiencias. Recoger objetos no se siente natural cuando debes hacerlo con la punta de los dedos. Además el sistema no distingue muy bien todavía cuándo quieres tomar un objeto y cuándo lo quieres soltar, según dicen en Road to VR.

Ahora, más natural que nada es caminar de verdad (en una sitio en físico equipado para batallas y aventuras virtuales).

The Void es un complejo de hiper-realidad en construcción en Utah: un “mundo híbrido que trasciende lo que el casco de realidad virtual puede ofrecer”, donde puedes tocar objetos reales como si fueran virtuales, “sentir la brisa cuando cae una tormenta simulada” e impactos de guerra cuando alguien te dispara. Son las palabras de Mr Mobile, que fue a la atracción de Los Cazafantasmas de The Void en el Museo de Madame Tussauds, en Nueva York. Todo queda visualmente explicado en el siguiente video (1:27).

Los jugadores llevan una backtop (o computadora de mochila) y un chaleco táctil. Al final, cuando se enfrentan al muñeco de nieve de malvavisco, sienten el olor (a malvaviscos). Y es que los elementos de 4D quieren abrirse paso todos a la vez en la realidad virtual.

El último prototipo de esta lista, Feelreal, es un tapabocas equipado con micro-ventiladores para simular aire frío y caliente, un humidificador ultrasónico para generar vapor, un par de vibradores para simular impactos de guerra y un micrófono bluetooth para comunicarse en línea.

El plus es un generador de olores que usa cartuchos parecidos a los de una impresora y evapora sustancias aromáticas en distintas combinaciones. ¿Cuándo ibamos a imaginar que un profesional de la perfumería podría trabajar en juegos de video?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *